01:24 h. Sábado, 16 de Diciembre de 2017

Stadio Sport

DOCTOR, ASEGÚREME UNA SEMANA MÁS

Que al menos nos asegure una semana más de vida, para que esos 1.000 de Bilbao que dieron muestra de la respetuosa y ejemplar afición que somos, sean los 33.000 de Riazor que lleven en volandas al equipo para que seguir en Primera sea una realidad

Alfredo Ferreiro Golpe  |  12 de Mayo de 2015 (14:22 h.)
Más acciones:

Los Ángeles de la Guarda del RC Deportivo

 

Oiga doctor, dígame por favor como está mi corazón porque este sábado sufrió demasiado. No me dirán que esta situación no aplica como anillo al dedo para explicar lo que sentimos los deportivistas el pasado sábado con el partido de San Mamés.

Demasiadas sombras negras e infaustos recuerdos se cernían sobre el deportivismo cuando un desajuste defensivo provocó el gol del Athletic Club. ¿Quién no se acordó de los partidos contra el Valencia o la Real Sociedad que supusieron sendos descensos? Ni el más optimista de los optimistas podía pensar en lo que acabó sucediendo. Y mucho menos cuando quién debe impartir justicia golpea nuevamente, impune, como aquella tarde de Gijón, robándote lo que es tuyo.

Me refiero al gol del 4 blanquiazul. El leve toque de Bergantiños con su mano, esculpida por Gaudí en la herculina Sagrada Familia, sobre el costado de Mikel Rico, tuvo mucha más fuerza que la que derribó a Luisinho dentro del área bilbaína. O eso es lo que nos quisieron vender trencilla y asistentes. Menos mal que esta vez el presi comprendió que a veces hay que sacar la lengua a pasear, y aunque correcto en sus formas expresó su descontento. Y ganó un voto de confianza. Tras tanto paseo de lengua para decir amén a Madrid, esta vez la paseó para gritar por el Depor, su verdadero cometido.

Y al final, la justicia disfrazada de testarazo tomó forma. Y todo el deportivismo estalló, gritando al unísono el Sí se puede. Todos a una, quizás viendo la salvación más cerca que nunca, lloramos de alegría. Ahora es cuando dependemos del doctor. Que al menos nos asegure una semana más de vida, para que esos 1.000 de Bilbao que dieron muestra de la respetuosa y ejemplar afición que somos, sean los 33.000 de Riazor que lleven en volandas al equipo para que seguir en Primera sea una realidad. Y de paso, como diría el gran Arsenio, "dar en los fuciños" a todos los que nos quisieron matar durante todo el campeonato y tachar de poco menos que terroristas. Somos grandes. Molestamos. Vivimos.

 

Foto: Patricia Rey