18:03 h. Jueves, 18 de julio de 2019

Caso Dépor: “Manipulación a la ibérica”

P. M.  |  05 de diciembre de 2014 (15:00 h.)
Más acciones:

 

 

 

 

 

 

 

 

Tres de diciembre de 2014. 23 Años después de que el petrolero Mar Egeo encallase frente a la Torre de Hércules incendiándose y provocando así sentimientos de frustración y preocupación en muchos coruñeses. Hoy, también tres de diciembre, los herculinos vuelven a sentir esa frustración y preocupación pero por un motivo mucho más distinto.

Hoy la marítima se cambia por el fútbol, y mientras antes la culpa de esa preocupación estaba ubicada frente al faro que guía al Depor, ahora los culpables de los malos momentos de los coruñeses y los gallegos en general están en Madrid, y el epicentro del problema está a unos ochocientos metros del estadio Vicente Calderón… O más bien en los despachos.

Reestructuremos los hechos y sigamos la línea de tiempo:

Una delegación de radicales de Riazor Blues llegan a Madrid, con intención o no de pegarse, “a mano abierta”, con miembros del “Frente Atlético”, hinchas altamente peligrosos de ideología fascista y con un amplio historial delictivo a sus cuestas, incluido un asesinato. Blues y Frente comienzan una batalla campal en la cual los ultras locales se saltan una de las normas y emplean machetes, puñales y barras de hierro.

Esta pelea se salda con un muerto, “El abuelo”, Jimmy, un seguidor deportivista que pertenece a Los Suaves, la sección más radical de Riazor Blues y que, cada vez, está más lejos del núcleo organizativo del Riazor Blues. Las imágenes publicadas y la autopsia practicada a Jimmy no dejan dudas: Ha sido asesinado.

La Policía, que tardó unos veinte minutos en intervenir (los vehículos zeta no intervinieron en un primer momento), produjo una descompensada oleada de detenciones que se saldó con muchos más ultras del equipo blanquiazul que de Frente Atlético. Para empezar de aquí podríamos sacar alguna que otra conclusión. ¿Por qué a los Riazor Blues se les envió para los autobuses y no le dejó la UIP entrar al estadio? ¿Por qué la UIP permitió a Frente Atlético entrar en el Vicente Calderón y, por encima, no los filió y sólo detuvo a cuatro de sus miembros aún sabiendo que habían asesinado a un hombre?

No quiero ser mal pensado. Pero me suena raro que los vulgarmente conocidos como “antidisturbios” no identificasen a todos los que estaban en esa grada durante el partido cuando saben que son un grupo radical fascista que porta símbolos ilegales como banderas franquistas y nazis. Raro, ¿no?

Sigamos con la línea de tiempo… Después de la pelea toca informar, y los periodistas de la capital de España han demostrado no estar al nivel adecuado para cubrir una noticia de esta magnitud. Han mentido desde el principio.

Cuando el SAMUR se empeñaba en decir que estaba “clínicamente crítico”, los periodistas ya aseguraban que Jimmy estaba “clínicamente muerto”. ¿Qué pasa? ¿Son médicos a parte de periodistas? No hablemos, pues, de cuando dicen que ambos bandos se citaron por WhatsApp. ¿Son investigadores? ¿Trabajan en el CNI como el pequeño Nicolás o es que en realidad se lo están inventando todo y cogiendo “patrones” de episodios anteriores?

Háganselo mirar, señores periodistas. ¿Por qué apuntaban hacia el córner de la península en lugar de repartir las culpas o, si cabe, apuntar directamente hacia los asesinos? ¿Tienen miedo a que esos fascistas tomen represalias contra ustedes? Ellos ya lo han dicho. Un miembro de Frente Atlético manifestó que en Madrid la ley son ellos.

Es de juzgado de guardia las acusaciones que hicieron algunos periodistas, o que dicen serlo, hacia los Riazor Blues. Está claro que no son unos santos, pero la mayoría de sus socios no se ven envueltos en altercados ni tienen antecedentes. O sea que, por favor, dejen de mencionarnos en vano y manchar nuestro nombre todavía más.

Ahora toca hablar de las medidas que toma el Depor. Entiendo que Tino Fernández y su equipo sean principiantes en esto y que cometan errores, pero lo que están haciendo es pasarse. No pueden cerrar Marathón Inferior o impedir el acceso a los Riazor Blues. ¿Por qué? Pues porque hay socios de Marathón inferior que no son Blues y que quieren disfrutar de su asiento en SU LUGAR, porque PARA ALGO PAGARON EL ABONO, por cierto, más caro de lo habitual gracias a su promesa inclumplida de no subir los precios. Ahora los abonados de esa grada tienen que hacer colas para retirar una entrada que posiblemente esté ubicada en otro lugar sin tejado y se tengan que mojar. Sencillamente lamentable.

 

 

Hoy se ha visto en Riazor lo que es el Depor, la afición está unida. Quieren a Riazor Blues SIN DELINCUENTES (aun que en el palco haya gente que está siendo investigada por corrupción), pero quieren animación. Quieren ambiente, golpes de bombo y cánticos en los que los Blues se dejan la piel por la ilusión de ver que el balón entra en la portería que no defienden ni Fabri ni Lux. Quieren volver a escuchar “Llevo al Deportivo en el Corazón”, quieren fiesta, quieren que Riazor vuelva a ser un fortín. Señor Fernández, replantéeselo, si quiere un Depor en primera, los Blues son los únicos que lo pueden aguantar en volandas en la máxima categoría del fútbol español que, por cierto, está cada vez más podrido con personas como Tebas o las mentes enfermizas que pactan pelea.

Porque… Insisto, han pactado la pelea. Y la Policía no se ha enterado. ¿Cómo se traga eso? ¿Es un vacile? ¿No tiene la Policía infiltrados en estos grupos y personas que se ocupan de seguir a estos radicales? ¿Qué ha fallado? ¡Queremos explicaciones! ¡Hay una persona fallecida! Porque recuerden que de Coruña salió un comunicado a Madrid diciendo que viajaban Blues… Pero a alguien le interesó pasar de ese aviso… ¡QUEREMOS RESPONSABILIDADES!

Está claro que en Riazor Blues, como en todo grupo, hay cabezas poco pensantes que sólo se acuerdan del equipo para ponerlo como excusa y parapetarse en el escudo para pelear con otros de ideología opuesta. Esa gente tiene que estar identificada y no debe entrar, no sólo en Riazor, sino en ningún recinto deportivo. Aunque sea una partida de ajedrez, porque esa gente no representa al deporte ni a sus gentes.

Como tampoco representa Javier Tebas al fútbol español. Un hombre de ideología fascista según la Wikipedia… ¿Cesar a Lendoiro de su cargo de “embajador de La Liga” por “asistir a un funeral”? ¿Pero usted en qué mundo vive? Augusto César Lendoiro, señor Tebas, ha ido al funeral porque le unen lazos de amistad con la familia y amigos de Jimmy. El ex presidente estaba donde debía. Apoyando a una familia y amigos destrozados. Los antecedentes no significan nada cuando se trata de un hombre brutalmente asesinado y apaleado. Sigue demostrando usted, señor Tebas, que la Wikipedia tiene razón y piensa que puede dirigir el fútbol y La Liga a sus anchas. Una Liga que, por cierto, deja mucho que desear en estructura y organización.

Insistimos: Fútbol sí, sin violencia, con el respeto de la prensa y con los Blues en su sitio y los delincuentes fuera. ¡FORZA DÉPOR!