Imprimir

Para abrir el año, el Villarreal rinde visita al Deportivo en Riazor

Manuel González Corredoira | 02 de Enero de 2016

El Villarreal lleva sin perder en Liga más de un mes, pues su última derrota, a domicilio, en Getafe, fue a finales de noviembre, aunque en Copa fue superado por el Huesca, por 3-2, superando la eliminatoria al derrotar a los oscenses en la vuelta por 2-0.

Partido grande para abrir el año en Riazor, con la visita del cuarto clasificado en la tabla, el Villarreal, un conjunto que, tras su inesperado descenso hace cuatro campañas, y el consiguiente ascenso un año después, se ha afincado en los puestos de Europa League, donde se encuentra clasificado para los dieciseisavos de final, y, tras la derrota del Celta ante el Athlétic y su triunfo sobre el Valencia, se aupó a la zona Champions, que es donde llega al coso deportivista.

Los castellonenses suman 33 puntos, seis más que los blanquiazules, merced a sus diez triunfos y tres empates, perdiendo cuatro encuentros en lo que va de competición. Los castellonenses perdieron ante Levante (1-0), Barcelona (3-0) y Getafe (2-0), a domicilio, mientras que en su terreno cedieron los tres puntos frente al Celta (1-2). Sus triunfos fueron ante Espanyol (3-1), Granada (1-3), Athletic (3-1), Málaga (0-1), Atlético de Madrid (1-0), Sevilla (2-1), Rayo (2-1), Real Madrid (1-0), Real Sociedad (0-2) y Valencia (0-1), empatando en Sevilla, con el Betis (1-1), Las Palmas (0-0) y en casa ante el Eibar (1-1). En definiti un conjunto complicado y difícil, que sumó once puntos lejos de su afición.

El Villarreal lleva sin perder en Liga más de un mes, pues su última derrota, a domicilio, en Getafe, fue a finales de noviembre, aunque en Copa fue superado por el Huesca, por 3-2, superando la eliminatoria al derrotar a los oscenses en la vuelta por 2-0.

El conjunto amarillo, entrenado nuevamente por Marcelino García Toral, en su cuarta campaña al frente el equipo de Castellón, y renovado por tres temporadas más, tiene como objetivo obtener la clasificación para la Champions League y sus fichajes para ello han sido muy importantes, comenzando por Roberto Soldado, que regresó al fútbol español tras su paso por el Totenham inglés, así como el exdeportivista Adrián, procedente del Oporto. A ellos se les unieron los metas Areola (Bastia) y Barbosa (Sevilla), para compensar esencialmente al lesionado Asenjo; para la línea defensiva llegó Bonera (Milan); para el centro del campo llegaron a Villarreal, Castillejo y Samu (Málaga) y Denis Suárez (Sevilla); mientras que el ataque fue la zona más reforzada con los dos jugadores anteriormente citados, así como el exrayista Leo.

Todas estas altas compensaron bajas tan importantes como la de el atacante Vietto (que firmó por el Atlético de Madrid), Aquino, Giovanni dos Santos, Cheryshev (Real Madrid), Uche, Dorado (Rayo), Hernán y Gerard (Espanyol), Moi (Getafe), Cani (Deportivo), Pantic (Eibar), Aleix García (City) y Espinosa (Elche).

La plantilla la tiene muy completa y compensada el técnico del submarino amarillo, pues en la parte defensiva cuentan, ya desde la campaña pasada, con Adrián Marín, Bailly, Iñiguez, Jaume Costa, Jokic, Mario Gaspar, Musacchio, Rukavina y Víctor Ruiz; en el centro del campo su mayor baluarte es Bruno, capitán del equipo, y que consiguió un grandísimo tanto en la última jornada que le valió los tres puntos ante el Valencia; Dos Santos, Pina y Trigueros; completando la línea ofensiva con Bakambu.

Marcelino propone con su equipo un fútbol alegre, combinativo, no exento de agresividad a la hora de tratar de recuperar el balón con prontitud, muy dinámico y cons constantes alternativas, pues si bien su posicionamiento más claro es el 1-4-4-2, varía constantemente en función del rival o, ya en el partido en sí, en función del resultado, pero siempre con el sello de su técnico, que es búsqueda de desborde y llegada por fuera, dos medios centro que otorguen solvencia y equilibrio al equipo y, casi siempre, con dos puntas de referencia en el ataque. Por tanto, un equipo confeccionado para estar en los puestos de privilegio y optar a la disputa de la Champions nuevamente, pues con Pellegrini como técnico y Riquelme como gran exponente, sólo los penaltis le evitaron ante el Arsenal llegar a la final de la Champions.

El Deportivo, por su parte, intentará sumar tres puntos que le valdrían afianzar su sexta plaza y comenzar el año en zona europea, manteniendo su racha de encuentros sin conocer la derrota, pues sería la novena jornada sin perder de los blanquiazules, y el apoyo de su afición puede resultar fundamental en esa búsqueda de los tres puntos, aunque el objetivo siga siendo el alcanzar la permanencia con prontitud, pero la marcha de los deportivistas, unida al buen rendimiento mostrado en toda esta primera vuelta de la competición, a la que le restan dos jornadas (Villarreal y Real Madrid como rivales deportivistas), hace albergar esperanzas de estar en los puestos altos de la tabla clasificatoria. ¡FORZA DEPOR!

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección http://stadiosport.opennemas.com/articulo/rc-deportivo1/abrir-ano-villarreal-rinde-visita-deportivo-riazor/20160102183305049938.html

Stadio Sport
© 2017 Stadio Sport

Stadio Sport 

Diario Digital de Opinión Independiente

dirección@stadiosport.es  

redaccion@stadiosport.es

publicidad@stadiosport.es


     
Desarrollado por Openhost con:      
OpenNeMaS CMS OpenHost S.L. Opennemas CMS