23:30 h. Sábado, 16 de noviembre de 2019

Jason Day, lágrimas de superación

La historia de este chico nacido en la ciudad de Brisbane (Australia),te deja marcado y demuestra que el golf es más que un deporte ,la de Jason Day es el vivo ejemplo de ello.Aquel niño que a los 6 años cogía sus primeros palos de golf ,-palos rescatados de un cubo de la basura y restaurados por su padre -,no sabría que su vida estaría llena de golpes, de muy malos golpes y no precisamente de golf

David Mejuto  |  20 de agosto de 2015 (22:17 h.)
Más acciones:

 

Cuando tenía 11 años el maldito cáncer acabo con la muerte de su padre y su vida entraría en un abismo oscuro donde el alcohol, las malas compañías, las peleas y ese mundo tenebroso callejero, lo harían caer en el peor momento de su vida .Su madre desesperada hipoteco su vida para poder pagar un internado y sacarlo de la calle. ¡Qué importante es siempre una madre! ..

“Recuerdo verla cortar el césped con un cuchillo porque no nos alcanzaba para una podadora”, compartió Day el domingo al valorar su camino. “Recuerdo que no teníamos calentador de agua, así que teníamos que usar una olla para bañarnos”.

Su vida tomaría otra dirección, donde conoció al que sería su entrenador, padre, caddie y amigo, Colin Swatton ,con su ayuda y el regalo de un simple libro de golf, ese camino sufriría un cambio de 360º .

“Estoy tan orgulloso de él como un padre lo estaría de su hijo”, subrayó el caddie Colin Swatton.

 

 

Jason se levantaba todos los días temprano y caminaba más de  tres kilómetros con su bolsa de palos a la espalda para ir a entrenar. Con esa entrega, capacidad de sacrificio y la inestimable ayuda de su entrenador se convertiría en el jugador más joven en ganar un evento del Nationwide Tour y de ahí a convertirse este pasado fin de semana en campeón del PGA  e igualar el record de Tiger en un grande con -20 . ¡! Esto no es una película, es una realidad!!

“Yo no sería lo que soy si mi padre no hubiera muerto: cerró una puerta, pero otra se abrió gracias a los sacrificios de mi madre”, comentaba Jason.

Me alegro especialmente por este chico, su humildad, trabajo, talento, un súper clase dentro y fuera del campo, ejemplo de superación,  espejo donde aprender que la vida está llena de obstáculos de los que se pueden sortear si se quiere. También me enorgullece que el deporte del golf salvara la vida de un niño que bebía y se peleaba por la muerte de su padre.

Jason day decía esto después de ganar sumido en una mar de lágrimas.- "un final feliz a una historia que debe ser contada para que se comprenda lo que siento. Si no hubiera aceptado el desafío de ser mejor, no estaría rodeado de las personas que tengo hoy en día”

“Sabiendo lo difícil que fue lograr lo que logré hoy, o lo que he hecho en el pasado”, dijo sobre su momento mágico. “Pensando en mi mamá, pensando en mis hermanas, pensando en cuando era un niño, un niño de 12 años… Yo no creía que tenía un futuro, no creía que tenía un futuro en el golf y no tenía un futuro en general"

“Es simplemente una sensación increíble”.