19:46 h. Domingo, 19 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

Meritorio punto del CD Lugo en Anduva

Los rojiblancos volvieron adelantarse en el marcador, como en las dos primeras jornadas, aunque siguen sin ganar en la localidad burgalesa (1-1)

Manuel Cordido  |  06 de Septiembre de 2015 (00:00 h.)
Más acciones:

Foto: La Liga

El choque arrancó dinámico y repartido para los dos conjuntos. Estilos opuestos sobre el verde de Anduva, con la habitual propuesta de Luis Milla de iniciativa y calidad en la construcción con el dominio de balón; enfrente un CD Mirandés ordenado y rocoso, que saltaba en los primeros minutos con la misión clara de buscar en pocos toques la portería contraria a través del envío largo a los puntas. Inicio movido y de control repartido a causa de la disputa por el mediocampo , situación que se iba a desnivelar rápidamente cuando, antes del minuto diez de juego, Igor Martínez aprovechaba una gran combinación de Caballero e Iriome, para rematar con contundencia al segundo palo un envío raso al corazón del área. Primer golpe de los visitantes que veían premiado su mayor y más arriesgado inicio de partido.

El conjunto albivermello mantenía el control del ritmo de juego con una propuesta valiente, buscando optimizar el espacio en terreno rival y desarrollando su presión cerca del área de Raúl. Con el rival dificultado a causa de los robos veloces tras pérdida, el CD Lugo construía con agilidad su juego desde propio campo, buscando la ruptura en línea de tres cuartos de campo en balones cruzados y envíos al espacio a la carrera de Iriome e Igor por bandas, y Caballero como referencia en punta. La primera mitad se desarrollaba rápida e intensa, aunque bajo dominio del conjunto lucense que avanzaba líneas ofreciendo opciones de combinación y recuperación con facilidad.

Por su parte, el CD Mirandés buscaba con envíos directos la posición de sus hombres adelantados, Lago Junior y Álex García, aunque sin éxito en la recepción y con poca presencia en el juego. Con Sergio Marcos, Pita y Seoane como dueños de la medular, el equipo mantenía su nivel de llegadas, con mucha posesión del esférico en zona crítica, aunque sin conseguir penetrar en la poblada defensa rojilla. El cuadro lucense, exhibiendo capacidad de recorrido, continuaba con un despliegue físico importante que apoyaba con seguridad el plan táctico de juego adelantado de Luis Milla.

El primer tiempo concluía con el CD Lugo aumentando su contador de llegadas, con ambos extremos provocando problemas en la espalda de los laterales locales, que precisaban del apoyo de medios para tapar unas rupturas que sólo el buen hacer al corte de los centrales evitaron que se transformaran en el segundo de la tarde. Con la balanza a su favor, los lucenses se dirigían a vestuarios por delante en el electrónico de manera justa, a tenor de lo visto sobre el césped.

La segunda mitad arrancaba con cambios en ambos bandos, con Joselu en lugar de Caballero en los lucenses. Con el comienzo todavía presente, José Juan entraba en acción para detener un cabezazo peligroso de Lago Junior, que rozaba el gol en la mejor oportunidad de los rojillos hasta el momento. El choque se tornaba descontrolado en el plano táctico, y esta circunstancia era aprovechada por el CD Mirandés para conseguir el empate, a pesar de los escasos acercamientos hasta el momento. Centro cruzado desde izquierda y, de nuevo, Lago Junior se adelantaba por alto para colocar la pelota en las mallas de un José Juan que nada pudo hacer.

Con el equilibrio en el marcador presente, Milla movía el banquillo y daba entrada a Campillo en lugar de Sergio Marcos, dando refresco a la sala de máquinas y añadiendo un hombre más en ataque. Pita y Seoane como únicos hombres en la divisoria para dotar de equilibrio en ambas facetas al equipo, y una apuesta clara por recuperar una ventaja perdida a causa de la ruptura del juego en la segunda mitad. El partido entraba en un ritmo de ida y vuelta que favorecía los intereses del  contrario, cómodo en el juego directo.

Los equipos traspasaban el ecuador de la segunda mitad y el CD Mirandés adquiría peso y peligro en el partido. El conjunto de Terrazas conseguía llegar con peligro al área de José Juan y los acercamientos aproximaban  la tensión en un partido que alternaba periodos para uno y otro equipo. El tanto lo acercaban por parte lucense Joselu y el recién ingresado Ferreiro, que en sendos disparos, a punto estuvieron de perforar la meta de Raúl, aunque sin fortuna final en la definición. Con el orensano en el césped, el equipo de Milla trató de abrir al máximo los espacios por banda, aunque sin éxito, dado el buen ejercicio defensivo de los locales en los duelos individuales. Pese a los esfuerzos de uno y otro equipo, el choque terminaba en empate a un tanto, con reparto de puntos en el Municipal de Anduva.