06:27 h. Martes, 21 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

Maravilla Martínez: “Sé que estoy más cerca del retiro que de otra cosa”

El ex campeón se debate entre seguir o tirarse "panza arriba", como describe

Canchallena.com  |  15 de Septiembre de 2014 (00:00 h.)
Más acciones:

 

De buen humor y distendido. Con ganas de reencontrarse con los medios e ironizando sobre su semblante asoleado y algunos kilos de más, que "adornan" su físico apolíneo, en el que los jeans tajeados piden auxilio. Así llegó a esta ciudad el bonaerense Sergio "Maravilla" Martínez, ex bicampeón mundial.

Provocó algo muy esperado por todos: su visión acerca de un desquite histórico y hablar cara a cara, por primera vez, tras su derrota con el puertorriqueño Miguel Cotto, en junio pasado, rompiendo el silencio de prensa impuesto desde entonces.

Fue foco de consulta permanente y se prestó a hablar de todos los temas; sobre todo de lo inquietante que resultaba aquella cuenta regresiva del combate de Marcos Maidana ante Floyd Mayweather, que se desarrollaba anoche, y cómo soportar sus horas previas. Inmerso en el apoyo y en el afecto del grupo argentino presente, remarcó la valía que aporta la experiencia de Mayweather en este tipo de revanchas y el respeto que origina Maidana por su entrega.

Sonriendo, como siempre, volvió al diálogo: "Hace casi tres años que no vengo a Las Vegas. Desde aquella "peleíta" en la que Juan Manuel Márquez noqueó a Manny Pacquiao. Casi nada.

 

- ¿Qué pasó por su cabeza tras perder con Miguel Cotto?

- ¿Algunas canas verdes? Otras blancas por mis casi 40 años y un gran bajón anímico. Lógico, porque perdí muy pocas peleas en 19 años de campaña y cuando te olvidas de cómo perder, te duele superarlo. Lo hice, me recuperé y me di cuenta de que perdí con un muy buen campeón en un gran escenario [Madison Square Garden] y con un límite físico considerable.

- ¿Cuál fue la causa fundamental de una derrota tan dura?

- La falta de tiempo y distancia. Ésos son mis elementos para pelear; por eso peleo con la guardia baja buscando los espacios. No los tuve y tampoco supe revertir una situación adversa desde el comienzo que gravitó totalmente.

 

- ¿Qué hará de ahora en más?

- Quiero escuchar algo con criterio para moverme con cautela. Sé que estoy más cerca del retiro que de otra cosa. Quiero ser coherente y evitar que un día de estos un joven boxeador con hambre no me permita dar un paso al costado y me empuje hacia atrás. No voy a consentir eso ni que mi vieja me vea por TV recibiendo golpes contra las cuerdas. La cabeza y el corazón pueden decir una cosa, pero el cuerpo te avisa si eliges bien o mal.

 

- ¿Hay un tiempo límite para resolver el futuro?

- El martes, en Nueva York, recibiré la opinión de una junta de médicos que evaluarán todos los chequeos y diagnósticos que traigo desde España. Sobre todo una resonancia magnética y todo lo concerniente a mi rodilla derecha. Veremos qué dicen. Debo estar a un 150% para seguir. Si opinaran que las piernas ya no están tan mal y podría, digo ¡no!, pese a que a nadie le gusta irse del boxeo por la puerta de atrás o por la chimenea.

 

- ¿Qué lo motivaría a seguir?

- Poder revertir una procesión que va por dentro y que no tiene nada que ver con mi imagen. Es algo así como una deuda interna que tengo conmigo por haber perdido con alguien al que siempre creí que podía ganarle. Es una espina que tengo en mi alma aunque a veces me consuelo pensando que todos perdieron: Alí, Tyson, Leonard ¿Por qué yo no?

 

- ¿Evaluaría pelear en el país?

- Sería lo primero que pensaría en caso de seguir.

 

- ¿Y qué palpita que pasará?

- El día en que vuelva a entrenarme me voy a dar cuenta de para qué estoy. Hay que hacer un trabajo fino para tener noción sobre qué puede pasar... A veces pienso que llegó el tiempo de tirarse panza arriba, en la playa, como los sapos, y empezar a disfrutar de la vida.

 

- Hace años representa a boxeadores en España. ¿Se considera ya manager y promotor?

- Sí, tengo buenos boxeadores como los españoles Kiko Martínez y Gabriel Campillo, que fueron campeones mundiales y un semillero importante de pugilistas madrileños.

 

- ¿Cómo está el boxeo argentino?

- Brillante, con un potencial que tiene a Maidana, Matthysse, Reveco y Narváez respetados en el mundo, y a un plantel de mujeres elogiadas por cómo boxean y las coronas que ganan. Hay que cuidarlo muy bien.

 

Sergio Martínez sigue siendo "El Campeón", aunque ya no tenga el cinturón ni la corona. Es el gran guía de un movimiento pugilístico revolucionario que él puso en marcha y hoy todos disfrutamos. Está a un paso del retiro, y el modo de hacerlo será el último acierto de una carrera notable.