20:03 h. Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

¡Sí Se Puede, Sí Se Puede!

Los resultados de la jornada no acompañaron todo lo que debían, pero sigue habiendo una fuerte luz al final del túnel

Manuel L. Mariño @xalomonte  |  18 de Mayo de 2015 (15:46 h.)
Más acciones:

 

Gran noche la vivida en el día de ayer en Riazor. Los resultados de la jornada no acompañaron todo lo que debían, pero sigue habiendo una fuerte luz al final del túnel. Un empate contra el ya campeón F.C. Barcelona en la última jornada nos deja un año más en Primera, donde debemos estar por historia y equipo.

Empezó el partido con el Deportivo mucho más volcado que el conjunto levantinista, que salió a empatar, justo como salimos nosotros en la mayoría de este tipo de partidos en la Liga, y cuando sales así, normalmente, sueles perder el encuentro.

 

_DSC7094depor

 

Se fueron juntando oportunidades de Lucas y Salomão (gran acierto de Víctor en el equipo titular), que llevaban peligro en casi cada  jugada de nuestro equipo. Pero como siempre, el primer gol llegó en una jugada a balón parado, puesto por Lucas que remató Lopo con un escorzo en el que el portero levantinista, Diego Mariño, posiblemente pudo haber hecho algo más. Este tanto llevó la tranquilidad a la parroquia blanquiazul, que estaba preocupada por los resultados que se iban sucediendo a lo largo de la jornada.

Y así, se llegó al descanso, con ventaja del equipo blanquiazul y la sensación de que el partido estaba muy controlado por los nuestros y sin que el Levante llevara preocupación con su estilo de juego.

 

_DSC7121depor

 

Empezó la segunda parte con más control del equipo visitante, y un Deportivo que se echaba cada vez más para atrás, sin embargo, al contrario que en otros partidos, no parecía peligrar el resultado gracias al buen hacer de la defensa herculina (merece la pena resaltar el partido realizado por Sidnei y Luisinho, inconmensurables durante todo el encuentro). Y empezaron los cambios en los dos equipos, pero sería Juanfran, que entró en el campo por Oriol, el que dejara la jugada del partido con un golazo por la escuadra con su pierna zurda que cerró el partido y destrozó cualquier posibilidad visitante. De ahí al final, el Depor controló el tiempo del choque y consiguió tres puntos vitales para la permanencia.

Lo dicho, hay que creer, ahora más que nunca…

¡DEPOR CAMPEÓN!