20:02 h. Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

Intensidad y actitud: la fórmula de la permanencia

Intensidad máxima y actitud deben ser los pilares en los que se basen la mayor parte de nuestras posibilidades a la hora de mantenernos en Primera, y es lo que hemos visto en gran medida en el día de hoy

Manuel L. Mariño @xalomonte  |  04 de Enero de 2015 (15:00 h.)
Más acciones:

 

Buen partido de fútbol el vivido la pasada noche en el estadio municipal de Riazor. Año nuevo y nuevas esperanzas en esta travesía para lograr la permanencia en la Primera División. Intensidad máxima y actitud deben ser los pilares en los que se basen la mayor parte de nuestras posibilidades a la hora de mantenernos en Primera, y es lo que hemos visto en gran medida en el día de hoy. Es cierto que el Athletic de Bilbao llegaba con bajas de peso así como también es cierto que por lo visto en el partido un empate tampoco hubiera sido descabellado, pero la actitud mostrada en el día de hoy recuerda al día del Valencia (nuestro mejor partido de la temporada).

Inició el partido con alternancias en el ataque y defensas muy adelantadas que provocaron que los dos equipos tuvieran claras oportunidades de gol. Toché marcó en una contra el primer gol del partido anulado por fuera de juego (en posición legal), también contó el Athletic con un par de ocasiones de gol marradas por Borja Viguera. Y así, con alternancias en el ataque, llegó en el minuto 24 el único gol del partido marcado por Cavaleiro (actualmente el jugador que más está marcando la diferencia en este equipo) en un balón colgado por Bergantiños que controló con mucha precisión y definió ante Gorka Iraizoz.

Unos minutos después, Borja Viguera contó con la ocasión más clara del partido al controlar un balón en el área deportivista, tras fallo de nuestra defensa, pero no supo  definir en el mano a mano ante Fabricio.

Ya en la segunda parte, el equipo vasco tuvo más el control del juego, pero sin ningún tipo de profundidad. Las ocasiones más claras de gol tuvieron lugar en saques a balón parado (sigue siendo un lastre este tipo de jugadas para nuestra defensa) en las que tanto De Marcos, como Williams, pudieron empatar el partido.

También contó el deportivo con un par de aproximaciones a la contra por medio de Postiga y Cuenca, pero el resultado final no se movió dejando los tres puntos en el feudo blanquiazul.

Bocanada de aire fresco para un equipo que tiene que seguir en esta línea de trabajo, intensidad y actitud.

 

Feliz 2015 a toda la parroquia blanquiazul