14:04 h. Viernes, 13 de diciembre de 2019

Desde la Torre de Marathon

Que los jugadores se obsesionen y les pueda el ansia lo entiendo, pero que el míster no sepa reaccionar y que todavía no haya ninguna jugada ensayada… no lo entiendo