11:40 h. Domingo, 18 de Noviembre de 2018

Stadio Sport

La opinión del director

Editorial | 30 de Octubre de 2013

No hay que llamar al Servicio de Desactivación de Explosivos y  Defensa NRBQ de la Guardia Civil para desactivar la bomba electoral, que dicen los maledicentes tiene en la chistera Lendoiro, para ello ha estado trabajando en Madrid la pasada semana. Lendoiro al estilo de los viejos roqueros se resiste a bajar del escenario, quiere emular al general Custer en la batalla de Little Big Horn y morir -eufemísticamente- con las botas puestas. Las encuestas no le son favorables, aunque concita muchos admiradores, a pesar del continuo asedio a su castillo, hasta ahora inexpugnable, en quienes ven al presidente como el único que puede continuar ejerciendo la salvación del Club, por su disponibilidad.

Tino Fernández anunció su candidatura a la presidencia del Deportivo. En el comunicado de ayer comentaba el deseo de diseñar un modelo de gestión sustentado sobre un plan director basado en tres ejes: gestión económica y eficiencia, profesionalización y fomento del talento.

Paco Zas, Germán Rodríguez Conchado y Manuel López Cascallar están trabajando sin prisa, pero sin pausa. Parece imposible llegar a un punto de encuentro entra algunas candidatura, cada una tiene definido cual el estilo de juego en estas elecciones a la presidencia del Deportivo. Parece que las aguas bajan mansas, las descalificaciones lo único que hicieron fueron volverse en contra de quienes las profirieron, no es el estilo de los deportivistas. Conchado es el candidato que lo tiene más claro: “Si aparece un caballo blanco con diez o veinte millones me retiro”. Como no sea el de Santiago, Conchado seguirá en la brecha.

Más acciones:
Otros autores
Facebook