17:47 h. Martes, 23 de Octubre de 2018

Stadio Sport

…y Florentino Pérez perdió su fusil

Gonzalo Soto  |  11 de Septiembre de 2015 (13:11 h.)
Más acciones:

El presidente del Real Madrid aún no ha digerido aquella terrible digestión causada por el empacho producido por la derrota infringida al laureado equipo de la capital del reino que unos  corderitos del Noroeste le arrebataron en una fecha memorable para el equipo merengue, la Copa del Rey, que para mayor gloria del Deportivo, se la arrebató cuando iban a celebrar por todo lo alto, los cien años de historia. Es fácil decir que el Depor quedó eliminado en octavos de la Champions y sin embargo, olvida que un equipo con presupuesto superior a seiscientos millones de euros fue humillado en su escenario por las “huestes” de Lendoiro.

Nadie duda que el Real Madrid es el mejor equipo del Mundo, tiene más copas en sus vitrinas, que las que lleva un beodo a las cinco de la madrugada cantando bajo el balcón de su amada, claro que la más importante, incluso que las de Europa, los bárbaros del Noroeste peninsular la llevaron a sus vitrinas. Compuestos y sin Copa los blancos de España, que además pagaron  los “fuegos artificiales” que sirvieron para festejar al Campeón, dejando un borrón en su inmaculada indumentaria, con una "C" de Centenariazo.

No es entendible que quince años después, el Sr. Pérez, D. Florentino,  nada que ver con el de Mallorca que anunciaba el sol balear en la canción, en el programa de deportes la Cadena COPE, "El partido de las 12", tratase de restar importancia a la Liga ganada por el Real Club Deportivo de La Coruña con puntuación sexual. Por cierto, el presidente en aquella época era un tal Augusto Cesar Lendoiro, hacedor de la página más brillante de la historia del equipo herculino.  

Pica aquella derrota con tanta virulencia como la hacen las ladillas entre la pelambrera del escroto.  Contra esos bichitos solo se puede utilizar ZZ para que no aguijoneen durante tantos años, pasaron trece y aún quedan setenta y siete años de sufrimiento provocado por   terrible picor para que se cumpla el segundo Centenario. 

Gracias Florentino Pérez, tus palabras deben servir  para unir a ese deportivismo vertebrado en guerras cainitas. Recuerdos como los del presidente del Real Madrid alargan la estela del Deportivo, refrescan nuestra memoria y nos permite presumir   que ha sido el Deportivo de la era Lendoiro, con una historia que jamás debemos olvidar, quien provoco el climax deportivo en miles de personas. Hoy el presidente se llama  Constantino, arrimemos todos el hombro  para que el Real Club vuelva a ser otra vez ese equipo matagigantes que, tantos momentos de gloria dio a la ciudad fundada por una sirena varada en la playa de San Amaro.