00:09 h. Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

Un nuevo Las Palmas espera al Deportivo en la casa de Juan Carlos Valerón

Tras la llegada de Setién al banquillo Las Palmas ha mejorado ostensiblemente, pues a ese buen fútbol que siempre atesoran los canarios, ha tratado de otorgar mayor solvencia defensiva

Manuel González Corredoira @ManuelCorredoir  |  27 de Noviembre de 2015 (10:57 h.)
Más acciones:

 

Tras la victoria en el derbi gallego ante el Celta, mostrando solvencia defensiva y eficacia atacante, el Deportivo rinde visita, en esta jornada de Liga, a un conjunto que parece haberle tomado aire a la competición en las últimas jornadas, la Unión Deportiva Las Palmas.

El conjunto canario, tras varios años en la Segunda División, alcanzó el ascenso la pasada campaña, en una promoción angustiosa, ante el Real Zaragoza, de la mano de Paco Herrera, exentrenador del Celta al que también ascendió a Primera División. Pero poca paciencia tuvieron los directivos canarios con Herrera, pues al finalizar la octava jornada, tras la goleada encajada por los amarillos en Getafe (4-0), decidieron su cese y la llegada al banquillo de la Unión Deportiva de Quique Setién, otro técnico que llega desde Galicia, pues estuvo al frente del C. D. Lugo en Segunda División las últimas campañas.

Y las cosas parecen haber mejorado para los canarios. Con Setién en el banco, Las Palmas comenzó empatando con el Villarreal (0-0), perdió en el Bernabéu ante el Real Madrid (3-1), venció a la Real Sociedad (2-0) y empató en Mestalla, ante el Valencia (1-1). Es decir, cinco puntos en cuatro jornadas, los mismos que había sumado en las ocho anteriores, lo que les ha valido para salir de la última posición de la tabla y, aunque sigue en posición de descenso, con 10 puntos, ahora está en el camino de salir de los puestos de peligro.

Pese a su clasificicación, los canarios no han sido fáciles de batir en ninguno de los encuentros que han disputado, pues, además de los ya citados, fuera de su terreno empataron en Vigo (3-3), y perdieron con el At. Madrid (1-0 y Barcelona (2-1), mientras que en el Estadio de Gran Canaria, antiguo Estadio Insular, ganaron al Sevilla (2-0), empataron con el Levante (0-0) y perdieron ante Rayo (0-1) y Eibar (0-2). Es decir, en casa, de seis partidos, ganaron dos, empataron dos y perdieron los otros dos, marcando 5 goles y encajando 4.

En su regreso a la máxima categoría, los canarios conformaron un plantel lo más equilibrado posible de cara a conseguir su objetivo prioritario, eludir el retorno a la Segunda División y volver a repetir las temporadas en la máxima categoría, en la cual, de la mano de Luis Molowny en el banco, lograron ser subcampeones de Liga.

Uno de sus objetivos era reforzar el equipo en todas sus líneas y para ello ficharon al portero Varas, procedente del Real Valladolid; para la defensa llegaron Alcaraz, desde el Everton, y Bigas, del Mallorca; el medio del campo lo reforzaron con El Zhar, procedente del Levante, y Wakasso (Celtic) y en el ataque firmaron a William José, que había realizado una gran campaña en el Zaragoza.

Tras la llegada de Setién al banquillo, y pese a que con Paco Herrera el equipo había mostrado buen fútbol y sensaciones positivas, salvo en el desplazamiento a Getafe, donde fue goleado, Las Palmas ha mejorado ostensiblemente, pues a ese buen fútbol que siempre atesoran los canarios, ha tratado de otorgar mayor solvencia defensiva y, salvo los tres goles encajados ante el Real Madrid, el equipo parece haber solventado los problemas en la faceta defensiva.

Con un posicionamiento de 1-4-2-3-1, con variaciones, sobre todo en su terreno donde puede jugar un 1-4-4-2, la última alineación de los canarios, en su desplazamiento a Valencia, donde arrancaron un más que merecido empate a un gol, fue la formada por Varas en portería; una línea defensiva con David Simón, Aythami, Bigas y Dani Castellano; en el centro del campo, Tana por la derecha, Momo por la izquierda y con dupla central Vicente Gómez y Roque Mesa, ayudados por Vieira como mediapunta y más adelantado Araujo. Luego saltarían al terreno de juego El Zhar, Hernán y Culio.

A este once hay que añadir jugadores como los ya citados Wakasso, William José o Alcaraz, tres de los fichajes que no fueron alineados, así como Pape Diop, Nauzet Alemán, Asdrúbal, Javi Castellano, Ángel, David García , Garrido y nuestro añorado Juan Carlos Valerón, buque insignia de nuestro Real Club Deportivo durante muchos años y que tantas tardes de gloria dejó en Riazor.

Otros jugadores con estancia en el Deportivo, y que ahora forman parte del plantel canario, son Aythami, que estuvo siete años en el conjunto coruñés; Momo, con poca presencia en el once deportivista, a pesar de atesorar gran calidad, y el argentino Culio, que estuvo media campaña el año del ascenso a Primera.

Y ante ellos, un Deportivo que sigue en los puestos nobles de la tabla clasificatoria y con la moral por las nubes tras el gran triunfo ante el máximo rival, Real Club Celta, en Riazor, en un partido de gran emoción, lucha y entrega, que tuvo de todo, goles, penalti detenido por Germán Lux, buen juego en momentos y tres puntos que se quedaron en el casillero deportivista ante su afición que, una vez más abarrotó Riazor.

En Gran Canaria, los pupilos de Víctor Sánchez del Amo tratarán de reforzar su clasificación sumando el mejor resultado posible y buscarán la tercera victoria lejos de casa, tras las obtenidas en Vallecas y Benito Villamarín, sumados a los empates en Mestalla, Los Cármenes y Levante, pues lejos de Riazor únicamente el Málaga fue capaz de derrotar a los coruñeses en el peor partido de los blanquiazules lejos de sus aficionados.

¡FORZA DEPOR!