00:23 h. Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

Dentro de tres días se cumple el primer aniversario del brutal asesinato del deportivista Jimmy

Mucha tinta ha corrido, imágenes de televisión y voces buscando mierda para demonizar a un “ultra” que, como el resto de los aficionados, solo quería animar al Deportivo esa mañana gris de Madrid

Gonzalo Soto  |  25 de Noviembre de 2015 (23:36 h.)
Más acciones:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para muchos deportivistas de sentimiento, “El abuelo” no ha muerto, su recuerdo permanecerá para siempre incardinado en el alma de su familia, amigos, compañeros y deportivistas.

Mucha tinta ha corrido, imágenes de televisión y voces buscando mierda para demonizar a un “ultra”-buscaban en la palabra sinónimos de camorra-que, como el resto de los aficionados, solo quería animar al Deportivo esa mañana gris de Madrid. 

No he escuchado, ni leído, ni visto que se mencionase a un ser humano asesinado, se ha buscado la parte oscura para demonizar a una persona y concitar atenciones mediáticas y pagar peajes. Quizás lo más grave es cuando esas atenciones tenían como puerta de entrada y salida el Puente Pasaje.  Volverán a recordar lo pasado, incluso aportando un año después, pruebas mediáticas. Quería que volvieran las golondrinas que escribió Bécquer, esas desgraciadamente, no volverán. Volverán a volar aves en busca de carroña recordando lo pasado, vende mucho mediáticamente.

No me gusta la moviola, volver a recordar actuaciones desproporcionadas es de necios. Quiero Justicia y claridad, que no den carpetazo al “caso Jimmy”, parece que quieren echar la culpa a la persona asesinada, sus amigos van a combatir hasta que la Justicia siente en el banquillo  a los verdaderos asesinos de Jimmy.

Los deportivistas jugamos en casa y es al Consejo de Administración del Real Club Deportivo de La Coruña SAD  a quien corresponde dar explicaciones por sus comentarios y actuaciones, motivadas por su bisoñez en aquellos instantes de confusión y reconocer que los Riazor Blues no son una “marca maldita”. Los Riazor Blues, querido presidente, como se ha podido comprobar desde hace años, son los directores del orfeón deportivista del estadio de Riazor.

La sintonía es perfecta entre equipo y afición, no hay fractura social cuando se trata de animar a los jugadores, como han vendido esa “fractura” intereses espurios de A Coruña. Busquemos la unidad, es tan simple como que el presidente Constantino Fernández Pico, persona inteligente, talla humana como la torre de Hércules y compresión, reconozca que se precipitó al hacer declaraciones desproporcionadas. Es de sabios rectificar, reconocer la equivocación lo haría mucho más grande como presidente.

Cuando se va a cumplir un año del brutal asesinado de Jimmy, como deportivista me interesa que la Justicia siente en el banquillo a los asesinos y que el presidente del Deportivo sepa estar a la altura de las circunstancias, en aras de la paz social total.

Los piloneros pondrán el grito en el cielo, esos no representan el sentir del deportivismo, solo los que quieren la unidad entre todos están legitimados para hablar y escribir de un Deportivo grande. Un carnet de abonado del Deportivo o poseer acciones, no da derecho a todo, como tampoco a los que presumen de ética, ninguno tienen la licencia de James Bond.

¡Jimmy vive!