17:33 h. Lunes, 17 de Junio de 2019

El CV Emevé de Lugo, el equipo más joven de la Superliga 1 Femenina, finaliza su participación en la liga con nuevas experiencias e ilusiones

El club está contento con el rendimiento de su equipo y espera seguir siendo una lanzadera hacia clubes con mayor proyección. La próxima temporada no sabe si podrá volver a Superliga 1, depende de los equipos que conformen la liga y de las jugadoras con las que se pueda contar

Stadio Sport  |  07 de Abril de 2015 (00:43 h.)
Más acciones:

Foto: Diego Rodríguez

 

El club lucense de voleibol Emevé comenzó esta temporada con dos retos muy arriesgados, el primero de ellos poder competir y terminar la liga sin sponsor y con dos equipos (masculino y femenino) en la máxima categoría de este deporte a nivel nacional, Superliga 1. El segundo era hacer todo lo posible, para mantenerse en esta categoría.

El primero de estos retos se cumplió, eso sí con mucho esfuerzo, trabajo y muchos apoyos morales y pocos económicos, que son muy agradecidos. El segundo de ellos no pudo ser, por un lado las chicas que se estrenaban en esta categoría quedaron últimas de la tabla y aunque no se sabe cómo se va a configurar la liga para la próxima temporada y si van a poder estar de nuevo o no, lo que hay que decir es que no existe decepción. Ahora las jugadoras seguirán entrenando para prepararse para el gallego y nacional juvenil y cadete.

 

Equipo novato y joven

El objetivo de mantenerse era difícil, ya que el equipo que se compuso para esta temporada, según nos explica el entrenador del conjunto femenino, José Valle,  fue atendiendo a dos premisas, una intentar mantener a la gente que consiguió el ascenso, que como un premio pudiesen disputar esta liga, y además que  las jugadoras  entre el 80 y el 90 por ciento se formaran en Lugo. Pese a ello hubo que incorporar nuevas jugadoras porque no todas las que lograron el ascenso se quedaron, algunas por motivos de estudios tuvieron que irse,  Irene Yáñez a Finlandia y Carmen Carvajal a USA, otras por cuestiones laborales, Pepo Garrido y otras por motivos personales. En definitiva, un panorama que no facilitó el juego en conjunto, ya que en la primera vuelta de la liga no hubo dos partidos que pudieran contar con el mismo sexteto.

A estas bajas se unieron, por un lado, las temidas lesiones, así en el crucial partido contra Haro, Sara Folgueria se lesiona y no puede disputar el encuentro, que se pierde por un apretado 3-2. Lo mismo sucede con otro rival asequible, Murcia, en el que Kaitlyn Skinner, dos minutos antes de subirse al bus, se tuerce un tobillo y no puede ir al partido, que se pierde por otro ajustado 3-2. También hay que incluir la baja por lesión de la jugadora Claudia Rozas, durante toda la temporada.

Por otro lado, la falta de recursos económicos por parte de un spónsor privado, ha sido otro punto en contra. Ha supuesto grandes dificultades a la hora de conseguir nuevos fichajes y la imposibilidad de aportar las cantidades necesarias para mantenerse en esta categoría,  relegado el C.V. Emevé, de nuevo, a la Superliga 2.

En definitiva el club valora que ha sido una experiencia nueva, con la alegría de que si este equipo no hubiera jugado en Superliga 1, la mayoría de los jugadores de Lugo, nunca habrían competido en la máxima categoría del voleibol nacional.

 

Resultados

José Valle señala que “la permanencia, lo tuvimos en nuestra mano, pero pecamos de inexpertos”. El C.V. Emevé es el equipo más joven de la categoría, entre las jugadoras que componen el sexteto inicial cuentan con una cadete y dos juveniles. Si a esto se le une el cambio constante de las jugadoras titulares hasta la segunda vuelta, en la que gracias a la retirada del equipo de Miranda de Ebro, el equipo se refuerza con Rosalía Alonso y Gracieli do Monte, pero  la mala suerte se vuelve a cegar con el Emevé con las lesiones de las jugadores en dos partidos cruciales contra Haro y Murcia, cuyo resultado, en principio favorable para las lucenses, y que serían suficientes para mantenerse en la categoría, se convirtieron en derrotas.

El C.V. Emevé es un equipo que no puede terminar por definir su juego en conjunto y que junto a la inexperiencia, hizo que los puntos decisivos se perdieran y que partidos, señala Valle, que teníamos en la mano no fuésemos capaz de finalizarlos

En la segunda vuelta con las dos nuevas jugadoras el equipo tuvo más opciones de rendir a más nivel, pero había que integrar a las nuevas componentes en la forma de juego del equipo y no es fácil. Para el entrenador son dos buenas jugadoras, pero acostumbradas a jugar con compañeras más veteranas y aquí tenían que tomar decisiones a las que no estaban acostumbradas, tanto por su forma de juego en equipos anteriores, como por formar parte de un equipo joven e inexperto.

El Emevé tuvo momentos muy buenos de juego y sets que no llegaron a completarse. Un ejemplo, es el partido contra el  Barcelona en el que realizaron un primer set muy bueno, al igual que el segundo hasta el punto 20, pero después el equipo no fue capaza de jugar bien.

El equipo directivo y técnico no está descontento con el rendimiento, pero es consciente que si tuvieran un equipo formado desde principio de temporada, sin lesiones en momentos cruciales y con un apoyo económico fuerte, a lo mejor les habría ido mejor.  “Fue una liga exigente para nosotros, pero en la que las jugadoras han aprendido mucho y sacarán algo positivo de la experiencia”.

El club se siente orgulloso de formar jugadoras que otros equipos quieren tener en sus filas. Además de servir de "lanzadera" para que los jugadores punteros puedan ser vistos por otros equipos, con mejores recursos económicos, y puedan aprovecharse de ello y vivir otras experiencias fuera del Emevé.

 

Futuro

La idea en un principio es volver a estar en Superliga 1. Este año el C.V. Emevé descendió deportivamente, pero consiguió cierto nivel en determinados partidos y cuenta con un equipo joven y con futuro, pero ahora dependen de la reestructuración de la liga, del número de equipos participantes y cómo no de la cuestión económica.

En caso de poder seguir en esta liga, el equipo debe tener desde un principio el mismo rendimiento o mejor que al fin de esta temporada, ya que no entra en los planes verse en la misma situación que este año, de luchar por la permanencia.

Para Valle se debe construir un equipo que compita desde el principio, que estuviera en una posición cómoda en la tabla y permitiera jugar más arriba. Debemos hacer nuevos fichajes porque el nivel que vamos a necesitar no lo vamos a encontrar con las jugadoras que tenemos ahora. Además tenemos que contar que hay jugadoras que aspirarán a jugar en equipos mejores de la liga o incluso fuera. Por eso las que sigan en casa deben mejorar a nivel técnico, táctico y físico, porque son niveles que se exigen para la Superliga 1.

En caso de jugar en Superliga 2 no tiene sentido que  muchas de las jugadoras actuales siguieran, a las buenas jugadoras tendríamos que invitarles a irse a jugar en equipos de más categoría a nivel nacional o si pudieran en el extranjero para seguir evolucionando y mejorando.

En Superliga 2, según Valle,  el equipo sería más joven que el de este año, no habría jugadoras de fuera, sólo habría que cumplir con las necesidades básicas para poder jugar y deberíamos tirar por las jugadoras de categorías cadetes y juveniles. El primer año podría parecer fácil, pero al cambiar nuestras jugadoras se convertiría en un nuevo reto.