00:01 h. Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

Se fue Higinio, persona de alma noble y grande de corazón

Se apagó la voz de Higinio cuando los árboles comenzaron a cambiar el traje verde de fiesta del verano por el gris del otoño 

Gonzalo Soto  |  05 de Octubre de 2015 (01:00 h.)
Más acciones:

 

Los campos de fútbol ya no serán testigos de las carreras por la banda del amigo de todos los deportistas, ni corear, una a una, el nombre de las jugadoras de su querido Orzán SD, ni escucharemos el nombre de Chicharito, en la voz inconfundible de un atleta que, sin ganar medallas, era merecedor de todas las condecoraciones que otorgan los políticos a personajes de conveniencia, para salir en la foto. Higinio era muy querido entre las jugadoras del fútbol femenino de su Orzán SD y de todas las personas que lo hemos conocido, correcto en el trato, respetuoso y cariñoso.

Los fariseos que hoy lamentan su muerte le llamaban loco. Bendita locura la de un hombre que vivía con intensidad los colores de su equipo, lo apoyaba como sabía hacerlo una persona con alma blanca y corazón grande que, no pudo resistir por más tiempo las emociones de la vida.

Ayer comenzaste a caminar con el billete que no tiene regreso, un viaje al estadio de la eternidad, más allá de la vida que conocemos. Quiero suponer que fuiste llamado para animar ese otro partido que no tiene fin, ni árbitro, ni juego peligroso, ni faltas, ni fueras de juego, ni directivos que se sirven del deporte para medrar.

Permanecerás en la memoria de muchas personas que disfrutamos con tu noble presencia en los partidos de fútbol y en los entrenamientos del Deportivo. En El Mundo del Fútbol nos impresionabas con tu particular tabla de gimnasia, incapaz de realizar, incluso por los jugadores del Deportivo. Tu cuerpo era de goma, nos sorprendías a todos cuando ejecutabas un Split, formando un ángulo de 180 grados con las piernas. Corrías por la grada en muchas ocasiones coreando mi nombre y el de Palomita, como le llamabas a mi hija.

La mañana amaneció gris, lloviendo, son lágrimas derramadas de quienes han gozado de tu amistad. El tiempo quiso sumarse a tu óbito, los árboles en la muda de otoño lloran despojando lágrimas de las ramas por tu ausencia para siempre.

Viene a mi memoria los versos de Rafael Alberti: Si mi voz muriera en tierra / llevadla al nivel del mar / y dejadla en la ribera.

Tu voz amigo Higinio, se escuchará todos los días en la playa del Orzán cuando las olas mueran en la orilla, quedará para siempre incardinada en nuestras almas, en las de aquellos que hemos conocido a una persona con el corazón más grande que la Torre de Hércules. La bravura de esa mar cuando rompe contra las rocas forma espuma blanca que, junto al azul del Cielo reflejado sobre la superficie, conforman los colores del Deportivo. Tres colores de sentimientos: amarillo, azul y blanco

Desde Stadio Sport queremos dar nuestro pésame a tu familia  y a todas las personas nobles de corazón que hoy lloramos tu muerte. Descansa en paz amigo Higinio.