06:25 h. Martes, 21 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

Deportivo: Vivir de ilusiones, suele tener la trágica contrapartida de morir de desengaños

No es la muerte del descenso lo que mata, sino la incómoda agonía que hemos vivido la temporada pasada cuando los fichajes a priori eran maravillosos, aunque los todólogos a toro pasado, dijeron que ya lo habían profetizado a principio de temporada, que los fichajes serían un fracaso

Gonzalo Soto  |  26 de Julio de 2015 (12:00 h.)
Más acciones:

Admiro a los adivinadores que pronostican catástrofes, la mayoría de los magos suelen ser de Twitter, alguno es tan necio, que se cree que el mago en  el circo es mago. El Conquistador de Constantinopla, como le llama mi amiga la pescadera al presidente del Deportivo,   debería contratar como asesores a toda esa caterva de catedráticos todogales  para que aconsejaran al "Clan BBV" en materia de fichajes, seríamos campeones de Liga, Copa del Rey y Supercopa.

Con fanfarrias, no de fanfarrones, los altavoces del Deportivo expandieron la buena  nueva, cual ángeles en Nochebuena anunciando a los pastores el nacimiento del Niño, que el actual Consejo de Administración había reducido la deuda en doce millones de euros. No atracaron banco alguno, por lo menos no lo he visto en los medios de comunicación. Dicen las lenguas de doble filo -Twitter- que, en las obras realizadas en El Mundo del Fútbol de Abegondo encontraron una veta de oro. Los más aventurados comentan que lo que encontraron enterrado fue el cofre del "loro" de Moscú, depositado el día de la colocación de la primera piedra por Lendoiro.  Cuando leo esas cosas recuerdo lo que cantaba en la procesión del Rosario de la Aurora: "El demonio en la oreja te anda diciendo, deja misa y rosario sigue durmiendo".

Y salsa, el combo de los fichajes ilusionan, no son los mejores, pero para la pasta que se puede emplear, dan el perfil deseado por el entrenador. Sin miñoca nadie puede pescar, el trio responsable de los fichajes, Barral, Bello y Vidal -Clan BBV-, agudizan el ingenio para traer los mejores del segmento en el que se mueve la cola del pez deportivista, aún faltan tres o cuatro jugadores por llegar, con ellos se cerraría el círculo de fichajes. Me gustaría escuchar a los que más saben de fútbol en las redes sociales, o presumen de saber, su opinión sobre los fichajes realizados hasta ahora, luego no es de recibo criticar, claro que a toro pasado todos somos toreros de postín. Por cierto, el Deportivo tiene su Cid Campeador, en este caso un jugador que aun genera dividendos para el Deportivo. ¡Joer, que burro era Lendoiro!

Y llegó Sidnei, su primera opción era el Deportivo y única, según dijo en rueda de prensa. Ni le creo ni dejo de creerle, soy gallego y en ocasiones me gusta ejercer como tal. Viene cedido por una temporada, dependiendo de varios factores durante la misma pueden producirse algunas alteraciones en su contratación, si consigue al nacionalidad española, todo apunta que sí, de concedérsela, el central amurallado del Deportivo podría revalorizarse en diez millones más del actual valor de mercado. La bautizada por mí "Operación Canguro", no es tan simple, pero sí que podría dejar buenos dividendos en el Deportivo, el Conquistador de números y pasta sabe un huevo, aunque de fútbol lo justito -no me preocupa, para eso está el entrenador- puede formalizar una operación que, ni el mejor cirujano del CHUAC sería capaz de realizar.

A la tercera va la vencida y Mosquera vestirá la camisola del Deportivo la próxima temporada. Llega a casa y como todo buen coruñés, dirá que su mayor ilusión era ser jugador del equipo de su ciudad. ¿Y Lucas? Un gran jugador y con mucho empuje.

Por los nombres de los jugadores que están llegando al Deportivo -lo diré primero- están fabricando un vehículo de gama alta, luego tendrá que rodar en el pasto de Riazor y es ahí donde se podrá comprobar si el vehículo furrula o el motor lo tiene gripado. A priori se está confeccionando una plantilla para mantener la categoría. Si se alcanzan metas mayores, miel sobre hojuelas.

Buena plantilla, buen entrenador, mejores aficionados, pero.... Goles son amores y no otras razones.