06:27 h. Martes, 21 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

Cómo es el contrato que puede encarcelar a Joseph Blatter

Un sospechoso contrato con uno de los siete detenidos en el escándalo del hotel Baur au Lac, en Zurich, con el triniteño Jack Warner, es el argumento por el cual la Fiscalía General suiza procesa a Blatter

Pablo Vignone | Canchallena.com  |  25 de Septiembre de 2015 (18:45 h.)
Más acciones:

 

El cerco se cierra sobre Sepp Blatter. Desde que estalló el FIFAGate, en mayo pasado, el presidente de la FIFA no viaja a países que tengan tratados de extradición con los Estados Unidos, que promueve las investigaciones; sólo se trasladó a San Petersburgo (Rusia), para el sorteo de las Eliminatorias del Mundial 2018. Pero ahora podría ser detenido en su propio país.

Un sospechoso contrato con uno de los siete detenidos en el escándalo del hotel Baur au Lac, en Zurich, con el triniteño Jack Warner, es el argumento por el cual la Fiscalía General suiza procesa a Blatter.

"La Fiscalía sospecha que el 12 de setiembre de 2005, Mister Joseph Blatter firmó un contrato con la Unión de Fútbol del Caribe; ese contrato fue desfavorable para la FIFA; por otro lado, se sospecha de que, en la implementación de ese acuerdo, Blatter también violó sus deberes fiduciarios y actuó en contra de los intereses de la FIFA y/o de FIFA Marketing & TV AG" declaró el fiscal general Michael Lauber.

A la Unión del Fútbol del Caribe (CFU), que en 2005 presidía Warner, se le vendieron los derechos televisivos de los Mundiales 2010 en 250 mil dólares y los de la Copa del Mundo de 2014 en 350 mil dólares. En total, 600 mil dólares para poder televisar 128 partidos, 64 de cada Mundial.

La CFU los transfirió a otra compañía, J&D International (JDI), registrada en las Islas Caimán. El contrato entre CFU y FIFA establecía un reparto en partes iguales de los beneficios, cláusulas que Warner no habría honrado.

Dos años más tarde, en 2007, JDI vendió esos derechos a SportsMax, un canal de cable con base en Jamaica, por entre 18 y 20 millones de dólares, según el canal reportó en su propia web.

Uno de los directivos de JDI en el momento de la transacción era nada menos que Jeffrey Webb, sucesor de Warner al frente de la CONCACAF y uno de los siete detenidos en Zurich. Webb se encuentra en estos momentos detenido en Nueva York afrontando cargos por corrupción, lo mismo que Warner, que lucha por no ser extraditado a los Estados Unidos.

La FIFA rescindió el contrato con CFU en julio de 2011, un mes después de que Warner abandonara la entidad envuelto en acusaciones de soborno. "La CFU no respetó el contrato y no cumplió sus obligaciones financieras, y por esas razones FIFA terminó ese contrato" señaló la entidad en un comunicado reciente.

Este contrato bajo la lupa de la justicia suiza no es el primero por el cual la FIFA vendió derechos de TV a Warner. En 1998 ya le había transferido los derechos del Mundial 2002 por un precio por lo menos curioso: un dólar.

La ONG NewFIFANow (Nueva FIFA ahora), estimó que Warner compró los derechos por apenas un cinco por ciento de su verdadero valor, y que sus beneficios rozaron los 15 millones de dólares. Citado por The Guardian, su portavoz Jaimie Fuller, afirmó: "Blatter encabeza una organización acribillada por acuerdos corruptos y este último caso enfatiza la necesidad de que la reforma de la FIFA sea encarada por afuera de la entidad".