08:17 h. Miércoles, 18 de Octubre de 2017

Stadio Sport

El Depor del siglo XXI está aquí

Hace poco más de dos años nuestro querido Deportivo de La Coruña, la afición e incluso la propia ciudad de cristal, vivieron unos de los momentos más convulsos que mi memoria recuerda

Alfredo Ferreiro Golpe @DjukaDepor  |  15 de Agosto de 2015 (17:58 h.)
Más acciones:

 

El Depor era un moribundo. Encefalograma plano. Clínicamente muerto. Pero cual Ave Fénix, resurgió de sus cenizas y superó un momento trascendental en su historia. Esa que desde 1906 se escribe con letras doradas y lo sitúa entre los privilegiados del fútbol español.

Hoy en día, este Depor parece uno muy diferente, a pesar de haber transcurrido este breve lapso de tiempo. El club ha mejorado en todos los aspectos. Uno sobresale por encima de los demás. Es capital en estos momentos con escasez pecuniaria. Económicamente está más fuerte. Se aumentaron ingresos en campos en los que antes poco o nada incursionaba. Se está al corriente de pagos con la Seguridad Social. Jugadores, técnicos y auxiliares cobran al día. Se alcanzó un acuerdo con los acreedores renegociando la deuda. Y todo se vuelve más atractivo. Para todos. Y la directiva aprovecha para lanzar sus redes en el mercado. Y jugadores que antes preferían Getafes o Levantes, vuelven a mirar hacia la muy noble y muy leal ciudad de La Coruña, cabeza, guarda, llave, fuerza y antemural del Reino de Galicia.

Se ha pasado de momentos en los que sólo había cesiones de otros conjuntos a conformar una plantilla casi en su totalidad con jugadores en propiedad (vueltas de viejos conocidos como Sidnei o Lucas –engranaje clave tanto en lo emocional como en lo resolutivo-, incorporaciones de un campeón de Europa con la Roja como Fernando Navarro, ilustres como Cani y gente joven, entre los que destaca un Pedro Mosquera que buscará en su ciudad natal explotar todo el fútbol que atesora en sus botas). Y todo ello, haciendo malabares en los despachos. 12 incorporaciones a coste de menos de 2 millones de euros. Nada mal teniendo en cuenta lo estrepitoso de los movimientos realizados la pasada campaña.

Y todo ello bajo la batuta de Víctor. Un hombre clave en el resurgir del equipo, en el enganchar nuevamente a la afición. Quién mejor que uno de los grandes del Depor que se paseaba por los campos de Europa bailando al más pintado. Ideas claras. Pasos firmes. Primero fortalecer la defensa. Luego el medio campo. Con esos aspectos cubiertos el objetivo estará más próximo. Ahora falta el 9, uno de campanillas. Ese que garantice una buena cifra de goles. Ese que cuesta un buen parné. Pero ese por el que se están buscando fórmulas de pago como fondos de inversión, que para esa demarcación, a mi modo de ver, con los tiempos que corren son la solución ideal.

Pero no sólo en eso el Depor ha mejorado. La campaña de abonados se ha situado quizás como la nunca antes mejor presentada (sólo le disputan el primer lugar los spots del Santo del Depor) y con más variantes en forma de abonos familiares y demás, y la afición, con más de 23.000 socios hasta la fecha, sigue respondiendo. El coqueto coliseo herculino de Riazor se ha remodelado. Sesión de chapa, pintura y fuegos artificiales en esos nuevos videomarcadores que la mismísima Madonna querría para sus espectáculos. El club está más presente en redes sociales, manejando el Twitter con maestría nuestro amigo, y con todo respeto y cariño, “el becario”. Se hacen presentaciones diferentes y multitudinarias (en Marineda City, en Riazor,…).

El Depor del Siglo XXI está aquí. Disfrutémoslo porque estamos en la ola que nos llevará a destacar nuevamente. En 7 días todos a Riazor. Só un berro, só unha forza. Forza Depor!!