01:25 h. Sábado, 16 de Diciembre de 2017

Stadio Sport

La Copa de Oro se tiñe de robo

Efectivamente señores, la Copa de Oro se tiñó de robo, por segundo partido consecutivo, todo sea dicho, en favor del combinado mexicano

Alfredo Ferreiro Golpe @DjukaDepor  |  23 de Julio de 2015 (13:58 h.)
Más acciones:

 

Si en Cuartos de Final fue con un penalti ante los ‘Ticos’ en el 120 de partido, ayer fue en el 88 frente a los ‘Canaleros’ de Panamá. Si a esto añadimos la expulsión de uno de los panameños en una disputa aérea, la no expulsión de Carlos Vela en el minuto 3 y el más que riguroso penalti para el 2-1... inaudito e intolerable.
Ante tal bochorno como el visto anoche el fútbol pasa a un segundo plano. Da igual que México dé auténtica vergüenza jugando, que haya jugadores que ni están ni se les espera, que el seleccionador no sepa donde está ubicado y que se le explote en un sinfín de anuncios publicitarios en vez de lo que debe hacer un técnico, que se recuerde el partido del pasado Mundial contra Holanda y que ahora se le llame karma o elección divina,...

Lo que está claro es que el deporte en este torneo no existe. Brilla por su ausencia. Lo único palpable es el billete, la chequera, el negocio, o como quiera llamarle a una competición corrupta y amañada desde el inicio de los tiempos, que sólo prepara y ansia una final entre Estados Unidos y México para hacer aún más caja ¿Qué les parecería a los miembros de la CONCACAF que la final fuera Jamaica-Panamá? Pues evidentemente no les gustaría porque esa final dejaría muchos menos ingresos que el duelo gringomexicano. Dinero, dinero y más dinero.

 

ATLANTA, UNITED STATES - July 22:  Roman Torres of Panama reacts after the referee called a penalty during a semi final match between Mexico and Panama as part of Gold Cup 2015 at Georgia Dome on July 22, 2015 in Atlanta, United States. (Photo by Omar Vega/LatinContent/Getty Images)

 

Del romanticismo en el deporte, visto lo visto, hay que ir olvidándose. Si Guardado tuviese bien puesto entre las piernas eso que nos hace hombres y hubiera tirado a fallar, hubiese sido reconocido en todo el mundo como ejemplo de deportividad. Pero, al fin y al cabo, todo eso vale madres. Lo único importante es avanzar y amasar billetes verdes. Asco otra vez.

Yo, de ser panameño, me hubiese retirado del campo. Para payasos, al circo. Para marionetas, el teatro. Como serán las cosas que hasta el seleccionador se planteó dejar el fútbol.

Del impresentable que luce en su americana a punto de reventar el escudo de la Federación Mexicana de Fútbol mejor obvio hacer comentarios porque no merece la lengua castellana mancharse por semejante energúmeno, ejemplo de antideportividad total.

Como decía un grande, fútbol es fútbol. Lo demás sobra.