20:06 h. Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

VI Torneo de Dardos Cidade de Narón

El pasado fin de semana se disputó en Narón el esperado torneo anual de dardos de puntas de acero

Francisco Lendoiro Serrano  |  14 de Octubre de 2015 (00:00 h.)
Más acciones:

 

El pasado fin de semana se celebró en el pabellón Campo da Serra en la ciudad de Narón el consabido y esperado torneo anual de dardos de puntas de acero. Allí se reunieron más de veinte  compañeros darderos en pos de una plaza para el pro-mundial de Ávila 2015.

Después de los saludos entre compañeros, amigos y conocidos con las presentaciones de rigor incluidas se dio comienzo al evento con el sorteo de emparejamiento de los jugadores. Aquellos que quedaron libres por falta de pareja contrincante esperaron con incertidumbre al próximo cruce personal que los llevaría a la senda de llegar lo más lejos posible.

Después de las dos primeras rondas en lo que hubo tensión, nervios, incertidumbre se llegó a los cruces de cuartos entre

Pelos contra NACHO,

S. Velo contra RIVAS,

Parga contra PEREZ NOVO,

VARA contra Diego.

Dilucidados los cuartos de final se dieron comienzo las semifinales con los cruces de Nacho contra RIVAS y Pérez Novo contra VARA. Estas semifinales fueron jugadas como marca el canon de los buenos darderos. Hicieron falta varios juegos para decidir a los grandes finalistas de este Torneo.

En la gran final Vara se proclamó ganador ante Rivas, que poco pudo hacer ante la gran puntería mostrada por el primero.

 

1

 

La plaza para ir al PRO-Mundial de Ávila 2015 fue conseguida por el tercer clasificado, PEREZ NOVO, dado que el ganador Vara ya tenía plaza por ser campeón gallego y el segundo Rivas no poder asistir por motivos laborales.

 

2

 

El cuadro de honor quedó de esta manera

Campeón         Vara

Subcampeón    Rivas

Tercero            Pérez Novo

Cuarto              Nacho

 

El cuadro de los 180 obtenidos:

Vara      3

Nacho   2            

P. Novo  2

Cristian  1

Desde la asociación quieren de nuevo volver a felicitar a todos los asistentes al evento y sobre todo, al cuadro de finalistas a la espera de un próximo encuentro que engrose la lista de buenos y agradables momentos darderos.