00:47 h. sábado, 16 de octubre de 2021

¿Está Galicia preparada para un caso de Ébola?

P. Neiroma | A Coruña  |  08 de octubre de 2014 (02:00 h.)
ebola

Los profesionales de las emergencias parecen no estar preparados para un caso de tal magnitud

 

Que Ébola, virus, contagio o enfermos son las palabras más repetidas hoy por los españoles, a la par que trending topic en las redes sociales, no es nada nuevo. El gobierno del PP ha vuelto a  liarla repatriando a España a religiosos contagiados con la mortífera enfermedad del Ébola.

En estos momentos la epidemia podría estar sólo en África. Pero la excelente idea de traer para nuestro país a personas contagiadas para intentar curarlas cuando las posibilidades de curarlas eran remotas, ha hecho que la enfermedad ya se propagase a, al menos, una persona que estuvo cerca uno de los religiosos.

Se trata de una enfermera gallega que atendió a uno de los pacientes trasladados de África a Madrid en unas condiciones que dejan mucho que desear viendo las que se están aplicando, por ejemplo, en los simulacros de Alemania.

Monos normales supuestamente especiales que tienen un cierto parecido con los que se repartieron en la catástrofe del Prestige para que los voluntarios pudiesen trabajar, mascarillas simples o incluso industriales que no se ajustan  a las sanitarias, cinta adhesiva a modo de enlace entre la manga del mono y el guante para que no se “colen” bacterias o partículas, o mismo rejillas en las “cápsulas” supuestamente herméticas en las que fueron transportados los religiosos que permiten la salida de aire, son algunas de las supuestas deficiencias que se pueden ver a simple vista sin portar el título básico de técnico sanitario.

 

 

Si en Madrid, que en principio los profesionales están preparados para este tipo de situaciones, se han producido errores y al menos una enfermera está contagiada… ¿Qué pasará si aparece un contagio en nuestra comunidad autónoma? ¿Quién actuará?

Pues, para empezar, sólo los bomberos de algunos parques contarían con trajes NBQ para acercarse y tratar al individuo contagiado. No tendríamos ambulancias preparadas para realizar un servicio de estas características y Protección Civil no tendría los medios materiales ni la preparación para hacer frente a un caso de esta magnitud.

No intentamos con esta crítica ofender a los profesionales de las emergencias ni a voluntarios de Protección Civil, sino reivindicar la organización de cursos sobre cómo actuar en casos como el Ébola. Que las instituciones doten a Protección Civil, Bomberos y Sanitarios con equipos NBQ y no con un EPI (Equipo de Protección Individual) ridículo del cual protege más una bolsa de supermercado.

Esperemos que el Ébola no llegue. Porque en Galicia no contamos con los medios humanos ni materiales para hacerle frente, y eso lo ve un invidente. 

Hemeroteca