15:02 h. Domingo, 19 de Agosto de 2018

Stadio Sport

VUELVE EL SÚPER DÉPOR

La celebración real se basa en una sensación, junto con un viejo recuerdo de momentos pasados, de un equipo sobrio, que sabe a lo que juega y con una clara idea en la cabeza, competir

Manuel López Mariño @xalomonte  |  20 de Diciembre de 2015 (22:00 h.)
Más acciones:

Foto: David Dopico @Nedas89

 

Hoy es un día para celebraciones, y no sólo por los tres puntos conseguidos en la noche del sábado, que además de encaramarnos a las plazas europeas, y ponernos a 5 puntos de la Champions, nos dejan a 12 puntos del descenso. Ni tampoco porque Lucas Pérez haya empatado un récord de la época del Súper Dépor, con una leyenda de nuestro corazón deportivista como Bebeto.

La celebración real se basa en una sensación, junto con un viejo recuerdo de momentos pasados, de un equipo sobrio, que sabe a lo que juega y con una clara idea en la cabeza, competir.

Todo el equipo rozó ayer prácticamente la perfección en sus tareas, presión constante, toque, ayudas a compañeros, contras y una clara vocación ofensiva a la hora de recuperar el esférico en cualquier parcela del campo.

Desde la defensa (contando también con Luisinho, aunque siempre esté al límite del reglamento y a veces perjudique al equipo), con Arribas y Sidnei espectaculares, Juanfran en un gran nivel y un Fernando Navarro inconmensurable, pasando por un medio que controla en todo momento el tempo del partido y con una gran delantera encabezada por Lucas Pérez, que va camino de convertirse (si no lo es ya) en un ídolo para la parroquia deportivista.

Y llegó el Eibar (aunque en el día de ayer poco importaba el rival), un buen equipo, con una clara idea de juego, pero que ayer fue maniatado por una muy buena estrategia deportivista. Empezó el partido bronco y sin claras ocasiones, con un Eibar mejor plantado en el campo que atosigaba al Depor de manera constante.

Pero poco duró este dominio territorial y el equipo blanquiazul empezó a generar su juego y a llevar claras contras al marco del Eibar en las cuales pudieron marcar Luis Alberto y Lucas Pérez. Y en una de estas contras, con un pase de Lux, Luis Alberto engañó a su par para dejar botar el esférico y permitir que Lucas Pérez se plantara delante de la portería, siendo arrollado por el portero contrario.

El mismo Lucas Pérez se encargó de anotar el penalti y adelantar de manera justa al equipo blanquiazul.

En el segundo tiempo, siguió un claro dominio deportivista hasta la expulsión (de manera justa) de Luisinho, que parecía provocar dudas debido a estar 20 minutos en inferioridad numérica. Pero como decíamos antes, este equipo es muy fiable, y por momentos ni pareció notarse dicha inferioridad. El equipo siguió atacando y en un córner botado por Fajr, Arribas remató en semifallo y marcó el segundo gol del equipo que llevó a la parroquia deportivista la tranquilidad necesaria.

De aquí al final, el Eibar contó con un par de ocasiones sin mucho peligro y el Depor siguió con un juego de toque que llevó a la afición a corear diferentes cánticos de otras épocas prácticamente olvidados.

Como decíamos al principio, ha vuelto al Súper Dépor…

FORZA DEPOR!!