19:56 h. Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

Triste partido con sabor a despedida

Manuel López Mariño @xalomonte  |  20 de Enero de 2014 (00:35 h.)
Más acciones:

Riazor vivió en el día de hoy, uno de sus días más tristes a nivel institucional. El partido del cambio era llamado este encuentro, debido a la despedida de Augusto César Lendoiro, presidente del R.C. Deportivo de La Coruña durante los últimos 25 años, y a la vuelta de Juan Carlos Valerón, ídolo deportivista que por primera vez en lo últimos 14 años pisó el césped herculino con una camiseta diferente a la del club deportivista.

La hinchada, pese a la climatología del día y el horario matutino, no defraudó y acudió en masa a animar al equipo y apoyar la despedida. Pero no pudo ser dicha despedida aunada con una victoria del equipo, que luchó hasta la extenuación pero sucumbió ante una ordenada UD Las Palmas, demostrando las carencias actuales después de la marcha de su jugador estrella Culio.

Comenzó fuerte el Deportivo, que se adelantó en el minuto 10 tras el lanzamiento de Luis Fernández de un penalti claro de David García. No duró mucho la alegría en la zaga deportivista, ya que 5 minutos después, Insua trabó a Chrisantus en el segundo penalti del partido, que materializó Nauzet engañando a Germán Lux.

A partir de este momento, Las Palmas monopolizó la posesión del encuentro ante un Deportivo que se encontraba agazapado en su campo, esperando una contra o un error puntual que se produjo en el último minuto de la primera parte, cuando Aythami (silbado por la afición herculina en la mayoría de ocasiones que tocó balón) dio una mala cesión al portero, que Luis Fernández no supo aprovechar en el mano a mano ante Barbosa.

Se inició la segunda parte con un claro dominio blanquiazul, que dio un paso adelante y llevó la manija del partido con diferentes acercamientos a la portería canaria, pero sin la profundidad necesaria para conseguir claras ocasiones de peligro. Se intuía que el partido se rompería por una jugada aislada, que llegó del lado canario en un disparo lejano que cayó en la cabeza de Juan Carlos Valerón (al límite del fuera de juego), quien cedió a Chrisantus en el área pequeña y tras la parada de Lux fue Aythami quien remachó a la red deportivista, bajo las protestas de la zaga blanquiazul.

De aquí al final se produjo un monólogo herculino que no tuvo efecto en el marcador, pese a las claras ocasiones de Kaká, Luis Fernández y Antonio Núñez, algo que muestra las dificultades con las que cuenta el equipo a la hora de materializar las oportunidades que tiene.

Esperemos que los nuevos fichajes nos brinden ese punto de claridad y calidad que nos falta actualmente, y que pueden ser esenciales a la hora de seguir en los puestos nobles en la Segunda División más igualada de la historia de nuestra Liga.