22:19 h. Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

Empate de altos vuelos

Gran partido de la escuadra blanquiazul, que probablemente mereció más por ideas y juego, pero que se lleva un punto ante, no lo olvidemos, un equipo Champions

Manuel L. Mariño @xalomonte  |  07 de Diciembre de 2015 (16:25 h.)
Más acciones:

 

Gran partido el visto en la noche del sábado en el estadio de Riazor. No por la calidad, no por las ocasiones y no porque estuviéramos muy cerquita de una nueva victoria que nos hubiera acercado a puestos Champions (sí, habéis oído bien), sino porque le jugamos de tú a tú otro partido más a un equipo de Champions que habitualmente se llevaba año tras año los tres puntos del feudo blanquiazul sin muchas complicaciones.

Y empezó el choque con una alta presión del Depor en la salida del balón contando con un equipo sin excesivas rotaciones (la vuelta de Oriol al equipo titular tras su buen partido en copa era el único cambio), que tuvo que ser modificado por la lesión del mismo al inicio del choque y la salida de Jonathan Rodríguez. Pero el Depor no nota los cambios y se puso por delante en el marcador con gol de quien si no (Lucas), de falta bien ejecutada, aunque seguramente el portero sevillista algo más pudo hacer en la jugada.

El Deportivo estaba jugando a la perfección, orden, entrega y sacrificio atrás que prácticamente no permitían las llegadas de un Sevilla que apretaba más con el corazón que con la cabeza. Y así se llegó al descanso, con la sensación de que el partido se estaba jugando dentro de lo preparado por el equipo blanquiazul.

Y empezó igual la segunda parte, con una clara ocasión deportivista de Jonathan Rodríguez que cruzó en exceso el esférico en un mano a mano con Sergio Rico.

 

 

Emery, intentó cambiar las cosas con la entrada de Llorente, Reyes e Iborra (estos dos últimos decisivos como más tarde se vería), pero sin modificar nada el ritmo ni el devenir del partido.

El Depor tenía totalmente controlado el partido hasta una jugada (de las pocas ocasiones del equipo sevillista) en la que tras un saque rápido de una falta, Llorente da un buen pase de pecho a Iborra, que no está en fuera de juego, y remata a placer ante Germán Lux. Un pequeño error en una jugada rápida (no se tira bien la línea de fuera de juego), pero que no puede empañar la gran labor de la defensa del equipo herculino, que mantuvo atado al Sevilla durante prácticamente todo el encuentro.

Gran partido de la escuadra blanquiazul, que probablemente mereció más por ideas y juego, pero que se lleva un punto ante, no lo olvidemos, un equipo Champions. Por ahora han pasado dos equipos de ese nivel por Riazor y ninguno se ha llevado los tres puntos.

Este es el camino…

 

FORZA DEPOR