20:04 h. Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

Duelo de gargantas en Riazor

Manuel López Mariño @xalomonte  |  16 de Febrero de 2014 (23:00 h.)
Más acciones:

 

El Deportivo salvó un punto en el último suspiro, en el minuto 95, ante el Sporting de Gijón (1-1) en un saque de esquina al que subieron todos los jugadores al remate, incluso el portero Fabricio Agosto, y que acabó, con mucho suspense, dentro de la portería asturiana.

 

 

No fue la mañana de Borja, aunque estuvo a punto de encontrar premio de rebote cuando presionó a Cuéllar y el saque del guardameta golpeó en su cuerpo, sin que el balón fuera hacia la portería.

 

 

El Depor intentó marcar el ritmo del encuentro y alejar de su área al Sporting, consciente del peligro de los asturianos en ataque, con  Scepovic como principal amenaza, y de su potencial en las jugadas a balón parado.

 

 

Los herculinos dieron un paso adelante en la segunda mitad y el Sporting, uno atrás, aunque preparado para matar el partido en cualquier momento al contragolpe o en alguna acción aislada como un disparo de Álex Barrera que golpeó en Scepovic y que no tuvo consecuencias. Fernando Vázquez confió la reacción del Deportivo a los cambios, introdujo a un segundo delantero, Toché, en detrimento del chileno Rabello, y cerró la defensa con tres centrales, lo que permitió a su equipo embotellar a un Sporting que se replegó cuanto pudo para mantener la ventaja en el marcador. El Deportivo falló las ocasiones más claras que fue capaz de generar, como un disparo de Toché que se marchó fuera tras un error del equipo de Sandoval en la salida del balón, o un remate flojo de Insua que se fue a las manos de Cuéllar, y un penalti, pero encontró el gol a última hora, con el tiempo añadido superado y, en un saque de esquina que convirtió Toché. Con la afición feliz por el empate, terminó así un partido que lo fue en el campo y en las gradas, con un duelo de gargantas en Riazor.