10:57 h. Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Stadio Sport

El PSOE advierte de que la abstención de Marea en los asuntos jurídicos puede poner en riesgo la defensa del interés general de la ciudad

El gobierno municipal se abstuvo en el Pleno en los personamientos en los procedimientos judiciales referidos al Ofimático y al Castro de Elviña, lo que, además de generar desconfianza en la Asesoría Jurídica que el alcalde nombró, podría haber dejado sin amparo las actuaciones municipales

Stadio Sport  |  22 de Septiembre de 2015 (11:41 h.)
Más acciones:

 

El Partido Socialista llama la atención sobre la actuación del gobierno de la Marea en el último pleno y sobre su abstención en los asuntos jurídicos referidos al desarrollo del Parque Ofimático y su incidencia en el Castro de Elviña, dejando en manos del resto de grupos de la Corporación la decisión de defender o no el interés general y del propio Ayuntamiento. Ante esta situación, el portavoz socialista, José Manuel Dapena, advierte de que la abstención de Marea ha puesto en riesgo la seguridad jurídica de las actuaciones municipales y la defensa del interés general de la ciudad.

Esa abstención de la Marea supone una irresponsabilidad por parte de un gobierno que debe representar a todos los coruñeses y que debe defender los intereses generales de la ciudad. Con su pasividad e inacción la Marea deja en entredicho la actuación de la Asesoría Jurídica municipal y, más aún, a la responsable de dicho departamento, que fue nombrada por el propio alcalde: un cargo de confianza al que, por abstención, el alcalde le ha retirado su confianza.

Los socialistas nos preguntamos cómo interpretará la asesoría jurídica esta abstención, con qué seguridad y respaldo actuará a partir de ahora en sus acciones jurídicas. Más aún, los socialistas nos preguntamos qué hubiese ocurrido en el caso de que todos los grupos se hubiesen abstenido, tal y como hizo el partido del gobierno. Semeja claro que el Ayuntamiento no se hubiese personado en estos casos; hubiese perdido los mismos; hubiese tenido que pagar las costas judiciales y hubiese tenido que asumir la sentencia en contra de los intereses de los coruñeses y en contra de la legalidad del acto administrativo inicialmente dictado.

Desde el PSOE entendemos que el personamiento en la defensa del interés general no impide trabajar en otros cauces que permitan llegar a acuerdos satisfactorios para las partes, que garanticen la defensa del interese general y la solución menos gravosa para la otra parte, en concreto en el caso del Parque Ofimático, de sus futuros vecinos y de los vecinos del Castro de Elviña, con las cautelas legales pertinentes.

El Grupo Municipal Socialista, con carácter general, ha venido votando de modo favorable al personamiento de la Corporación en los procedimientos judiciales que afectan al Ayuntamiento de A Coruña, en defensa de la legalidad y del interés general.

Desde el Partido Socialista no se pone en cuestión la profesionalidad de los letrados de la Asesoría Jurídica de esta Corporación, que valoramos y respetamos. Damos por sentado que sus informes y dictámenes se amparan y fundamentan en el ordenamiento jurídico vigente. Las discrepancias en su interpretación deben ser resueltas por los Tribunales de Justicia, conforme determina nuestra Constitución.

Una Administración Local, como es  este Ayuntamiento, debe huir de la subjetividad a la hora de decidir sus personamientos en las causas judiciales abiertas que le afecten. El riesgo de la arbitrariedad estaría acechando, en caso contrario.

Y todo ello acompañado, en aras de la transparencia, de la obligación del equipo de gobierno de dar a conocer con el adecuado detalle a todos los grupos políticos la labor realizada por los servicios jurídicos municipales en los procedimientos judiciales donde se personen.

Desde el Grupo Socialista planteamos la posibilidad de que se elabore un protocolo jurídico que permita determinar, de manera objetiva, las razones por las que el Ayuntamiento debe personarse en un procedimiento judicial, evitando así que se produzcan injerencias políticas y garantizando, en todo momento, la defensa del interés general de la ciudad.

Ello con absoluta independencia de las vías políticas que pueden abrirse para la solución extraprocesal de las controversias (con las cautelas legales procedentes) o la creación por los cauces normativos de una realidad jurídica distinta.

Desde el Gobierno municipal la Marea no puede pretender arrogarse de funciones judiciales ni excepcionar de modo singular el cumplimiento de las normas vigentes. Los peligros de la inseguridad jurídica y de la discrecionalidad política son evidentes.